miércoles, 20 de mayo de 2009


[...] Abrió entonces los ojos y la vio asomada a su puerta, ¿quién eres? le pregunto aun con lágrimas en sus ojos, ¿qué quieres?, no respondió, dio un paso hacia delante y entonces ella supo que había llegado su momento, que ya no quedaba tiempo. Intentó escapar, retorció su alma entre las sabanas e intento gritar, consiguiendo solo un último sollozo, nadie la escuchó ni la vio nunca mas, tampoco es que nadie la echara de menos... Muchos solo por curiosidad se seguirán preguntando,¿quién era?, era soledad.

M.

2 Comentarios:

shania dijo...

me encata tu blog! me pasare para leer las entradas anteriores! felicidades! un besito

La Aspirante dijo...

Pobre soledad.

Me gusta tu blog. Te sigo.

Besos