miércoles, 12 de agosto de 2009




Es quizás ya hora de darse cuenta de lo que se desperdicia en el camino. Cuantas veces por orgullo o por hacernos los fuertes hemos dejado atrás tantas cosas, personas o momentos. Pero claro después llega el arrepentimiento, las ganas de volver o los típicos discursos de "tendría que haber echo esto o lo otro". Quizás sea hora ya de dejarnos de arrepentimientos y empezar a pensar las cosas un poco mas fríamente, o al menos pensar.Tenemos la maldita costumbre de ser espontáneos y repentinos en todo momento, quizás eso sea bueno, pero en ciertas ocasiones no en todas y si lo somos a lo largo de toda nuestra vida, seria bueno que al menos, supiéramos retroceder en los errores y darnos cuenta en vez de dejar pasar media vida para aceptarlo, cuando ya es demasiado tarde para remediar nada.. Es tan espeluznante como algo tan insignificante como un recuerdo, una canción, una frase o un pensamiento, puede hacernos explotar tan rápidamente haciendo que tomemos una decisión que en ese momento no es la adecuada y llevarnos por un camino que ni siquiera queremos tomar, pero la euforia del momento nos bloquea completamente y somos incapaces de quitarnos las manos de los oídos para oír algo mas que no sea nuestra propia cabezoneria insistiendo una y otra vez en lo mismo, intentando convencernos a nosotros mismos de que es obviamente correcto lo que estamos haciendo y que nada ni nadie va a cambiar eso.

3 Comentarios:

Menage A Trois dijo...

Siempre que tomes una decisión y emprendas un camino, estas dejando otras cosas de lado.
Y las cosas espontaneas, resultan ser las que mejor salen.
Cuanto mas se medita y piensa algo, sale mal, y si sale bien, no tiene gusto ni sorpresa.
Lo mejor es hacer lo que dicta el corazon, aunque salga mal o bien, porque solo asi, no te quedara la duda de "que hubiera pasado si hubiera hecho tal cosa y no la hice.."
Saludos

Ħαррy єyєs dijo...

A mi me pasa al contrario, me pienso mucho las cosas, las analizo, me planteo todas ls consecuencias posibles, evaluo y luego decido. Me gustaria dejarme llevar más, y lo estoy intentando.

Sofía dijo...

ya es hora! y cuesta tanto..