sábado, 15 de agosto de 2009

Y decidí superar al fin mis miedos y dar un paso adelante en mi vida. Después de mucho tiempo sin poder hablar del día en el que se fue, hoy quizás consiga hacerlo.
Le quería tanto, nunca había sentido nada igual y en el tiempo que estuvimos juntos, que no fue poco, nunca se me había ocurrido la posibilidad de que, se fuera, de que me alejaran de el así, de esa manera. Me aportaba mucho más que un simple cariño o un beso, era algo mas profundo, era como si me completase perfectamente, adaptandose a cada pequeña parte de mi. Pero es cierto, lo bueno no dura eternamente.
Los días antes de que se fuera, me era imposible no soltar una lágrima al menos, o quedarme mirándole pensando que, se iba a ir, sin más y me dejaría ahí, tan sola.. Me sentía tan indefensa, no sabia como actuar, que decir o que hacer. Pero con cada paso que yo daba le hacía aun más daño a el, que obviamente tampoco estaba nada bien.
Recuerdo el día que se fue, un día tan horrible.. No podía separarme de el. Y cuando todos empezaron a despedirse, se me calló el mundo encima, a cada abrazo más lloraba, a cada beso más lloraba, todos estábamos tan tristes. Cuando estábamos en la parada esperando el colectivo, el colectivo en el que el se hiba a ir, para quizás no verlo nunca más.. Pocos eran los que no lloraban, yo obviamente no era uno de ellos. Los que quedaban por despedirse lo fueron haciéndolo poco a poco, para que diera tiempo antes de que llegara el bus y tuviera que irse. Cuando llegó.. no podía parar de convulsionarme al llorar, ni tampoco de apretar su mano, con el fin de que así no se iría y se quedaría conmigo, que tonta inocente. Corrió a darle el ultimo abrazo a todos y cuando llegó a mi.. me abrazó, no recuerdo siquiera si me dijo algo, si me beso o no, no recuerdo nada, solo esa angustiosa sensación de mareo y un sabor metálico en la boca. Sentí que la cabeza se me llenaba de un horrible vació y antes de poder asimilar lo que pasaba.. se fue.
El camino a casa, se me hizo eterno o demasiado corto, no se. Todos me acompañaron, pero no se aun para que, nadie sabia que decirme, si tocarme o no. Una amiga me abrazo al llegar a mi casa, pero la verdad es que no encontró mucha respuesta por mi parte. Creo que me despedí de todos, subí las escaleras y entré en casa. Me asomé a la cocina, a mi papá no le hizo falta siquiera preguntar y me abrazó tan fuerte.. creo que eso me hizo aun peor, o mejor, el caso es que lloré aun mas fuerte y cada vez salían mas lágrimas de mis ojos..
El día siguiente fue aun peor, tuve que ir con mi hermano y mi papá a buscar unas cosas a su casa, estaba su papa, cuando entre y obviamente no le vi ahí, simplemente se me nublo todo. Volví en el coche con su padre, pero el no hablaba, yo seguía llorando, el me dio una palmadita en el hombro y fue ahí cuando entendí que se había ido..


..y aun no consigo olvidar.

6 Comentarios:

Antonella dijo...

Creo que todos alguna vez pasamos por algo así. Tan placentero pero a la vez doloroso el amor. Ojalá que ahora cuando lo recuerdes sea por aquellos momentos felices.

Menage A Trois dijo...

tal cual dijo Antonella.

Te dejo un saludo
Menage

Anónimo dijo...

LO SIENTO


quizas no sea capaz de decir nada qua haga cambiar lo que pasó.

pero nada va a cambiar cuanto te amo.

Shang Yue dijo...

penas que son surcos, que son cicatrices sin solución de continuidad, desgarros grabados en agua de lágrima para los restos

kayako saeki dijo...

La vida tiene estos golpes absurdos e hirientes.... Porké??????
Aprovecha esto komo una experiencia ke te sirva para el futuro......
Y rekuerda las sonrisas, más ke las lágrimas....

besos.

Sofía dijo...

cuantos golpes hay que aceptar..

pd: te dejé un premio en mi blog.