domingo, 2 de agosto de 2009


Nos gusta vivir al limite, encontrarnos siempre frente al abismo. Nos gusta sentir esa adrenalina correr por nuestro cuerpo, hasta el punto que nos haga estremecernos. Nos gusta saber que en cualquier momento, un mínimo fallo puede hacernos caer sin tener la oportunidad de volver a levantarnos. Nos gusta pensar en el que pasaría si hago esto o si hago lo otro, cuando sabemos perfectamente que es lo que sucedería. Lo extraño es que una vez ahí, una vez en el abismo la mayoría retrocedemos, pocos son los capaces de seguir adelante, de tirarse abajo o y de sonreír en la caída, dejando que la adrenalina convulsione su cuerpo.

Ay.. que raritos somos!


6 Comentarios:

Sofía dijo...

exacto. que raros somos!

re: tal cual. un viaje al campo no vendria nada mal. teniendo en cuenta que yo tengo campo, vamos seguido pero lamentablemente este no es el caso :S a lo mejor una escapada a la costa este finde es posible

Antonella dijo...

Sólo los valientes se animan a experimentar esa adrenalina.Nos hablamos maca, Gracias a vos por pasar siempre:)

¿Lesbiana? dijo...

El abismo se ve mejor cuando lo imaginamos que cuando lo tenemos enfrente.

Nina Rouge dijo...

Muuuyyyyy cierto, Maca! A mí me gusta tirarme... justamente las cosas que no olvido son las que encontré, para bien o para mal, después de tirarme al abismo. Será cuestión de arriesgarse nomás! XD
Muy lindo blog! Sigo por acá!
Besos!

Sofía dijo...

re: grrrraaaacias :) realmente tambien espero el viaje a la costa ajajaj

nube. dijo...

Vivir a alta velocidad!!!!!!